martes, 17 de julio de 2012

ROBERT CAPA, CHINA 1938: PRIMERAS FOTOGRAFÍAS KODACHROME DE GUERRA DE LA HISTORIA

José Manuel Serrano Esparza. LHSA. Publicado en FV Revista de Fotografía y Vídeo. Número 225. Mayo de 2012
ENGLISH
Entre el 16 de Febrero (llegada del barco Aramis a Hong-Kong) y el 22 de Septiembre de 1938 (fecha en que regresó a París en avión desde Hong-Kong), 



Robert Capa estuvo en China realizando la cobertura fotográfica de la guerra de dicho país con Japón, que había estallado el 7 de Julio de 1937.


El ya internacionalmente famoso fotoperiodista fue enviado por la revista norteamericana Life a la gran nación asiática, e hizo muchísimas fotografías en blanco y negro de diferentes zonas de China (Hankou, Nanchang, Shandon, Xuzhou, Xi´an, Zhengzhou, Tai´erzhuang y Wuhan) utilizando una cámara telemétrica Contax II con objetivo Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2 no revestido.

Contax II con objetivo Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2 no revestido (diseñado por Ludwig Bertele en 1932) como la que utilizó Robert Capa en China en 1938.

Detalle de la ventana del visor de la Contax II de 35 mm.

Detalle de la ventanilla del telémetro de la Contax II de 35 mm.


Pero durante su estancia en China - y ello es uno de los aspectos menos conocidos de su carrera profesional-, Robert Capa expuso las primeras diapositivas Kodachrome de guerra de la Historia.

Caja original de película Kodachrome 12 ASA de 1938

BAUTISMO KODACHROME DE ROBERT CAPA
16 de Julio de 1938. Walter Bosshard, fotógrafo que está cubriendo, al igual que Capa, la Segunda Guerra Chino-Japonesa para Life, ha conseguido llegar hasta la ciudad de Yan´an (noroeste de China), única zona del país que en esos momentos se halla en manos de las tropas comunistas del VIII Ejército en Ruta de Mao Tse-Tung (la inmensa mayoría de China es controlada todavía por las tropas del general nacionalista Chiang Kai-shek).

Bosshard expone varias películas Kodachrome, de las que Life publica tres imágenes - un retrato de Mao Tse-Tung, un soldado de las tropas comunistas fotografiado posando de modo aislado y un grupo de aproximadamente veinte soldados en posición de firmes con un oficial a la derecha de la imagen y un soldado de espaldas a la cámara que se aproxima al grupo - y ocupan una página completa de su número 8 de agosto de 1938

Bosshard es desde hace años uno de los más reconocidos fotoperiodistas del mundo, con una dilatada experiencia que comenzó con sus reportajes en blanco y negro en el sureste de Asia y China a mediados de los años veinte y que se consolidó durante finales de dicha década y primera mitad de los treinta, con sus excelentes ensayos fotográficos sobre la Coronación de Mohammad Nadir Shah en Afghanistan (1929) - publicado en el Berliner Illustrierte Zeitung -, sus fotografías sobre la vida privada de Mahatma Gandhi y su Marcha de la Sal (1930) -publicadas en el Münchner Illustrierte Presse-, así como su extenso reportaje sobre los riesgos de las tierras altas y desiertos de Asia (1932). 


Berliner Illustrierte Zeitung y Münchner Illustrierte Presse, del grupo Ullstein, eran dos revistas señeras del fotoperiodismo europeo, alemán y mundial, donde también colaboraron otros grandísimos fotógrafos de la talla de Erich Salomon, Alfred Eisenstaedt, Felix H. Man, Martin Muncaksi, Otto Umberh "Umbo", Harald Lechenperg, Wolfang Weber, Tim Gidal, Willy Rugge y otros, que potenciaron notablemente la aparición y difusión del fotoperiodismo muy ágil mediante el uso de las nuevas cámaras miniatura Ermanox (formato medio 6 x 4.5 cm), Leica y Contax (formato 24 x 36 mm), que permitían disparar a pulso con rapidez y sin trepidación, obteniendo muy buena definición gracias a la excelente calidad de sus ópticas, lo cual optimizó notablemente el nivel cualitativo de reproducción en las publicaciones ilustradas de la época, incluso en grandes ampliaciones, en sinergia con la impresión duotono y la alta acutancia del revelador Agfa Rodinal.

Robert Capa lleva ya cinco meses en China, trabajando habitualmente en condiciones durísimas, con agotadores viajes diarios en tren de muchas horas a distintas ciudades del país, frecuentemente sometido a un calor asfixiante de más de 40º C, abundante polvo, dificultades para simultanear su trabajo como fotógrafo y como asistente de operador de cámara de cine (misión para la que ha sido contratado por Joris Ivens, que está rodando la película The 400 Million), virtual imposibilidad de obtener fotos exclusivas, ya que la mujer de Chiang-Kai-shek obliga a todos los fotoperiodistas a viajar juntos y muy controlados por espías a su servicio, e intenta por todos los medios evitar el rodaje de escenas que muestren la extrema pobreza imperante en la inmensa mayoría de China, o bien metraje o fotografías en que aparezcan tropas comunistas de Mao Tse-Tung, y por si todo ello fuera poco, un laboratorio fotográfico de Hankou había echado a perder un mes antes, durante la fase de secado, con los carretes ya revelados, uno de sus mejores reportajes sobre los campesinos y pescadores que transportaban tropas chinas sobre el río Amarillo, a bordo de balsas hechas con piel de cabra y pequeñas barcas rudimentarias.

Por otra parte, la presencia también en calidad de fotógrafo de Life del propio Walter Bosshard (del que Capa era un gran admirador desde su época berlinesa en Dephot cuando en el verano de 1932, siendo asistente de laboratorio de dicha agencia fotográfica dirigida por Simon Guttman decidió que sería fotógrafo, tras quedar maravillado al ver las hojas de contactos de los rollos de película de 35 mm expuestos por Harald Lechenperg en Punjab, India, durante la boda del futuro Maharajá de Patna y que ocuparía varias páginas de la gran revista ilustrada Die Dame el 15 de Agosto de 1932), constituye un problema añadido, ya que Bob le respeta muchísimo (hasta el punto de que dos meses más tarde, a mediados de Septiembre de 1938, estando todavía en Hankou, tomará la decisión de regresar a París al saber que Walter Bosshard se quedaría para cubrir la batalla y la muy probable subsiguiente captura de la ciudad por las tropas japonesas).

Pero el 19 de Julio de 1938 (seis días antes de marchar a Cantón con Joris Ivens y su operador de cámara John Fernhout),

Tapa de cartón de caja original de Kodachrome ASA 12 de 1938 con 18 exposiciones 24 x 36 mm.

Robert Capa expuso un carrete de película Kodachrome de sensibilidad equivalente a aproximadamente 12 ASA, fotografiando diferentes zonas de la ciudad de Hankou en llamas y arrasada durante los ataques aéreos japoneses que tuvieron lugar dicha jornada, captando con su cámara Contax II - mientras Joris Ivens y John Fernhout rodaban con una cámara de cine Eyemo de 35 mm- muchas casas ardiendo, abundantes barrios de la ciudad con sus viviendas reducidas prácticamente a la nada - en aquella época en China la inmensa mayoría de casas estaban hechas de madera-, el deambular de los supervivientes aturdidos y atemorizados, algunos bomberos en acción y familias huyendo a bordo de pequeños barcos de pesca.

Cuatro de las dieciocho Kodachromes expuestas por Capa dicho 19 de Julio de 1938 -con un carrete que le prestó Walter Bosshard- fueron publicadas por Life en doble página a todo color, dos meses más tarde, en su número del 17 de Octubre de 1938.

Kodachrome captando el bombardeo japonés sobre Hankou (China) el 19 de Julio de 1938. Foto: Robert Capa. Life Magazine

Kodachrome captando el bombardeo japonés sobre Hankou (China) el 19 de Julio de 1938. Foto: Robert Capa. Life Magazine

Kodachrome captando el bombardeo japonés sobre Hankou (China) el 19 de Julio de 1938. Foto: Robert Capa. Life Magazine

Kodachrome captando el bombardeo japonés sobre Hankou (China) el 19 de Julio de 1938. Foto: Robert Capa. Life Magazine

Los fragmentos de imágenes de rodaje del documental The 400 Million correspondientes al 19 de Julio de 1938 y que muestran los devastadores efectos que los bombardeos de los aviones japoneses están produciendo en Hankou, demuestran claramente que tanto ambos cineastas rodando como el propio Capa exponiendo sus películas Kodachrome (además de las muchas otras fotos en blanco y negro que obtuvo ese día), se jugaron la vida para captar dichas imágenes, estando a muy pocos metros de la acción.

TRASCENDENCIA HISTÓRICA
Evidentemente, la inmensa mayoría de la producción fotográfica de Robert Capa durante su carrera profesional fue realizada con películas de blanco y negro de 35 mm, pero además del componente exótico de estas cuatro diapositivas Kodachrome expuestas por Capa en Hankou (China) el 19 de Julio de 1938, no cabe duda de que estas cuatro fotografías en color constituyen el primer ejemplo de uso de la mítica por excelencia emulsión (considerada la mejor de todos los tiempos, tanto por su calidad de imagen, ausencia de grano, impresionante gama de colores y viveza de los mismos, precisión cromática, extraordinaria definición, aún mejor acutancia, soberbio rango tonal y una enorme longevidad) en el ámbito del reportaje de guerra, apenas año y medio después de su aparición en el mercado en 1936 como película de 35 mm para cámaras fotográficas (las películas Kodachrome habían iniciado su comercialización en 1935 con la aparición de la Kodachrome para cine de 16 mm, tras su invención a mediados de 1934 por Leopold Godowsky Jr and Leopold Mannes, doce años después de las primeras pruebas secretas con un prototipo de emulsión Kodachrome de 16 mm ordenadas por George Eastman).

George Eastman, en una fotografía familiar siendo niño, aproximadamente en 1860. Visionario fundador de Eastman Kodak y auténtico alma máter de la génesis de la película Kodachrome, cuyos primeros tests con emulsión fotográfica primaria Two-Colour Kodachrome substractiva de color (creada mediante la superposición de dos placas de vidrio de gran formato 8 x 10 " -20 x 25 cm -, haciendo a continuación dos fotografías que eran obtenidas simultáneamente por una cámara especial dual lens dotada con filtros verdes y naranjas rojizos, que invertía la imagen mediante un espejo, y a continuación, una vez revelados los negativos, se añadía a las imágenes positivas tintes verdes y naranjas rojizos a ambos lados de la emulsión)  se iniciaron por iniciativa suya a finales de 1914 en los Estudios Paragon de Fort Lee (New Jersey), con aceptable precisión de reproducción de tonos de piel pero gama muy limitada de colores, junto con carencia de definición adecuada y apariencia etérea de las imágenes, si bien la perseverancia del gran difusor de la fotografía a nivel mundial le hizo continuar con las pruebas hasta que en 1922 se realizaron bajo supervisión y financiación suya en las instalaciones de Eastman Kodak Company en la ciudad de Rochester (Estado de Nueva York) los primeros tests con prototipo de emulsión Two-Colour Kodachrome cinematográfica de 35 mm a 16 fps, que fue la base sobre la que tras su muerte en 1932, pudieron crearse (aunque con un proceso químico diferente) la Kodachrome 16 mm (1934) - tres años después de los experimentos con película de cine 2 colour Kodachrome en formatos 35 mm y 70 mm realizados por Fox Film Co en 1931-, la Kodachrome 35 mm (1936) y la  Kodachrome gran formato 4 x 5 pulgadas (10 x 12 cm) ASA 8 (1938). Photo: José Manuel Serrano Esparza. George Eastman House Museum de Rochester.


Las películas Kodachrome de 35 mm expuestas por Capa en China - al igual que las de Walter Bosshard - pertenecen al primer lote de esta emulsión fabricada por Kodak en su factoría de Rochester en el que se había resuelto en gran medida el problema de la decoloración e inestabilidad de colores que afectaba a las películas Kodachrome originales formato 35 mm de 1936 y 1937 (y que según los profundos análisis realizados por los expertos de Kodak, mostrarían abundante desvanecimiento en los colorantes al cabo de diez años, lo cual sería corroborado tras la Segunda Guerra Mundial), y además, con esta nueva Kodachrome de 1938, Rochester estrenaba una nueva forma de proceso inversible más fácil de realizar que el de las películas Kodachrome de 1936 y 1937.

Es decir, desde un punto de vista diacrónico, las películas Kodachrome que Capa expone en China son carretes de la segunda versión de esta legendaria emulsión de 35 mm, con una sensibilidad real de 10 ASA, y que fue la antecesora de la Kodachrome proceso K-11 comercializada entre 1955 y 1962.

Evidentemente, tan baja sensibilidad obliga a Capa a disparar con abundante luz día, pero la cámara telemétrica sin espejo Contax II con objetivo Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2, muy luminoso para la época, diseñado por Ludwig Bertele y el abundante sol que había en Hankou (China) el 19 de Julio de 1938, le permiten tirar a pulso sin trepidación.

El origen de estos carretes Kodachrome 10 ASA que llevó Walter Bosshard a China en 1938, y uno de los cuales fue expuesto por Robert Capa en Hankou, tuvo su génesis en el deseo de Wilson Hicks (director Ejecutivo de la revista Life, que había asignado a Walter Bosshard y Capa para cubrir la Segunda Guerra Chino-Japonesa) y Edward K. Thompson (su brazo derecho y gran editor de fotografías de Life), que deseaban experimentar con la nueva y ya muy famosa película Kodachrome en el ámbito fotoperiodístico.

Walter Bosshard ya había publicado treinta y dos fotografías autocromo "color natural"  hechas en las estepas y oasis del Turkestán Chino en el National Geographic número 3, Volumen 59 de Marzo de 1931.

Pero en 1938, la película Kodachrome, ya en una versión muy mejorada y que ofrecía las múltiples virtudes que la harían mundialmente famosa y el referente cualitativo indiscutible durante 75 años, constituía un enorme logro tecnológico y una gran novedad en el sector fotográfico.

Es importante tener en cuenta que en 1938, cuando Capa expone sus cuatro diapositivas Kodachrome de guerra en China, falta todavía un año para que comiencen a hacerse un total de aproximadamente 600 imágenes con película Kodachrome de 35 mm para la Farm Security Administration Project y la OWI de Estados Unidos, entre 1939 y 1945, realizadas por diferentes fotógrafos y con énfasis en las zonas rurales, granjas y fábricas, con excelentes resultados.

En 1938, Life deseaba experimentar a fin de conocer la calidad y capacidad de ampliación en fotomecánica de la película Kodachrome en formato 35 mm expuesta con cámaras telemétricas Leica y Contax en el ámbito fotoperiodístico, un contexto que, debido a los elevados costes de reproducción de imágenes en color y a la plena vigencia del blanco y negro,


que era la elección masiva en las publicaciones ilustradas de aquella época (reservándose el color únicamente para las páginas de anuncios comerciales de empresas importantes, pese a lo cual habría excepciones relevantes, como la famosa fotografía de una mujer en una frutería de Nueva York hecha por Ruth Orkin con Leica de 35 mm y película Kodachrome y que fue portada de la revista Ladies Home Journal de Marzo de 1950), era muy minoritario en aquellos momentos.

Hicks y Thompson -que ya habían realizado una prueba con una página a todo color en el número de Life
del 1 de Enero de 1938, tras enviar a fotomecánica una diapositiva Kodachrome, expuesta sobre trípode al amanecer de un día a principios de Diciembre de 1937 en un campo petrolífero, para su reportaje Oil: A Business in the Billion- , querían también comprobar la enorme capacidad de supervivencia de las películas Kodachrome para aguantar indemnes largos períodos de tiempo entre exposición y revelado de película, por lo que China constituía un excelente banco de pruebas

Así pues, a mediados de 1938, Wilson Hicks envió desde Nueva York varios carretes Kodachrome ASA 10, fabricados en Rochester, al fotorreportero suizo a China, y uno de ellos fue el utilizado por Capa en Hankou, si bien ocho días más tarde, ya en Cantón, Bob envió una carta a Leon Daniel, director de la Agencia Pix de Nueva York, pidiéndole diez carretes de Kodachrome e instrucciones de uso, comentando además que se le había ocurrido una idea muy buena para Life utilizando fotografías en color, probablemente algún tipo de suplemento especial sobre la guerra chino-japonesa, ya que Robert Capa, además de ser uno de los grandes de la fotografía de todos los tiempos, alma mater de la Agencia Magnum y uno de los primeros exponentes históricos del fotoperiodismo dinámico en blanco y negro con cámaras miniatura y tiro a pulso, fue también en muchos aspectos un visionario, pionero de la fotografía de guerra en color (también expuso algunas diapositivas Kodachrome de 35 mm durante la Segunda Guerra Mundial, que serían publicadas por las revistas Colliers, Saturday Evening Post y The Illustrated, aunque a diferencia de las de Hankou de 1938, y debido a la muy baja sensibilidad de 12 ASA, no reflejan acción, sino escenas más bien estáticas de aeródromos, buques de guerra, etc, ya que el blanco y negro continuó siendo la elección masivamente utilizada por Capa hasta su muerte en 1954) y que siempre buscó los mejores pagos posibles para él y especialmente para sus compañeros fotógrafos por sus reportajes en las revistas ilustradas de la época, pensamiento que fue la clave de la fundación de la Agencia Magnum en 1947.

Los indicios apuntan claramente a que Robert Capa percibió de forma embrionaria en China en 1938 que en el futuro el color marcaría una nueva era en la fotografía y aportaría a los fotógrafos una opción diferente para afrontar los temas desde nuevos puntos de vista y representar sujetos y situaciones anteriormente desconocidos en este ámbito, algo en lo que muchos años más tarde alcanzarían cotas cenitales Ernst Haas (con su ojo inigualable y su profundísima investigación sobre las películas Kodachrome en simbiosis con intensa luz y color durante los años cincuenta y sesenta) y a partir de los años setenta los eximios creadores del nuevo lenguaje del color como William Eggleston, Stephen Shore, Joel Sternfeld, Joel Meyerowitz y otros, sin olvidar el "Nuevo Fotoperiodismo" , una ruta diferente de la fotografía, con colores muy saturados y uso del claroscuro, representada por figuras como Constantin Manos y Alex Webb, así como el cromatismo ampuloso de Carl de Keyzer, potenciando las composiciones intrincadas y los momentos peculiares.

Por otra parte, desde un punto de vista histórico, las cuatro Kodachromes 35 mm de guerra expuestas por Capa en Hankou el 19 de Julio de 1938 se integran en el amanecer de una nueva etapa fotográfica del color, encarnada por la extraordinaria diapositiva Kodachrome 24 x 36 mm y de la que también formaron parte las Kodachromes 35 mm expuestas entre 1939 y 1945 para el Farm Security Administration y la OWI de Estados Unidos por fotógrafos de gran talla como John Vachon, Marjory Collins, Arthur Rothstein, John Collier, Jack Delano, Russell Lee, Alfred T. Palmer, Marion Post Wolcott, Howard R. Hollem, sin olvidar algunos fotógrafos comerciales como Samuel Gotscho y connoisseurs avanzados como Charles Cushman que utilizaron también película Kodachrome en sus albores.


Copyright José Manuel Serrano Esparza.



Homenaje de los Fotoperiodistas Cordobeses a Robert Capa y Gerda Taro en Espejo con motivo del 75º Aniversario de la Foto del Miliciano Abatido


Otros artículos sobre Robert Capa y Gerda Taro:

Capa y Los Refugiados de Cerro Muriano: Localización de las 9 Fotografías Hechas el 5 de Septiembre de 1936. El Papel de Gerda Taro Aumenta en Importancia


Cerro Muriano 75º Aniversario (I) : Capa y Taro llegaron dos o tres días antes del 5 de Septiembre de 1936


Cerro Muriano 75º Aniversario (II) : Descifradas Las Claves de la Huida del Pueblo durante la Sobremesa del 5 de Septiembre de 1936

Gerda Taro: Centenario de su Nacimiento e Identificación en una Fotografía Hecha el 5 de Septiembre de 1936 en la Zona de Cerro Muriano

Gerda Taro en la Batalla de Brunete y Últimas Imágenes Captadas por la Fotoperiodista antes de ser Atropellada por un Tanque el 25 de Julio de 1937

Dos Fotografías Más Hechas por Gerda Taro en Cerro Muriano y Desconocidas Hasta Ahora, Descubiertas y Ubicadas: Momentos de Premuerte

Cerro Muriano: Descubierta y Ubicada una Nueva Fotografía Hecha por Robert Capa el 5 de Septiembre de 1936. Momentos de Premuerte ( I I )

Capa Fotografió a un Soldado Republicano Muerto Sobre un Árbol a las Afueras de Teruel 

ROBERT CAPA, CHINA 1938: FIRST KODACHROME WAR PHOTOGRAPHIES IN HISTORY

By José Manuel Serrano Esparza. LHSA. Published in FV Photography & Video Magazine. Number 225. May 2012
SPANISH
Between February 16 (arrival of the ship Aramis at Hong-Kong) and September 22, 1938 (date in which he came back to Paris by plane from Hong-Kong),


Robert Capa was in China, making the photographic coverage of the Second Sino-Japanese War, which had broken out on July 7, 1937. 

The already internationally famous photojournalist was sent to the great Asian country by the American magazine Life, and he made a lot of black and white pictures of different areas of China (Hankou, Nanchang, Shandon, Xuzhou, Xi´an, Zhengzhou, Tai´erzhuang and Wuhan) using a Contax II rangefinder camera with a non coated Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2.

Contax II with non coated Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2 lens (designed by Ludwig Bertele in 1932) as the one used by Robert Capa in China in 1938.

Detail of the viewfinder window of 35 mm Contax II RF camera.

Detail of the little window of the rangefinder of the 35 mm Contax II RF camera. 

But during his stay in China - and this is one of the most unknown sides of his professional career - Robert Capa exposed the first war Kodachrome photographies in History.

Original box of 12 ASA Kodachrome film from 1938.

KODACHROME BAPTISM OF ROBERT CAPA
July 16, 1938. Walter Bosshard, a photographer covering - in the same way as Capa - the Second Sino-Japanese War for Life magazine, has managed to arrive in the city of Yan´an (northwest of China), the only zone of the country which is at those moments under the control of the communist soldiers of Mao Tse-Tung´s VIII Army en Route (vast majority of China is still under the sway of Nationalist General Chiang Kai-shek´s troops).

Bosshard exposes some Kodachrome films, of which Life publishes three images - a portrait of Mao Tse-Tung, a soldier of the communist troops posing isolated, and a group of around twenty soldiers standing up with an officer on the right of the picture and a soldier with his back towards the camera, who is approaching the group- and they occupy a complete page of its number 8 of August 1938.

Bosshard has been one of the most recognized photojournalists in the world for many years, with a lengthy experience that began with his black and white reportages in Southeast Asia and China in mid twenties and consolidated during the last years of that decade and the first half of thirties, with his top-notch photographic essays on the Crowning of Mohammad Nadir Shah in Afghanistan (1929) - published in the Berliner Illustrierte Zeitung - , his pictures on the private life of Mahatma Gandhi and his March of Salt (1930) - published in the Münchner Illustrierte Presse-, along with his comprehensive reportage on the risks of the high lands and deserts of Asia (1932).

Berliner Illustrierte Zeitung and Münchner Illustrierte Presse, belonging to the Ullstein Editorial Group, were two prominent magazines of the German, European and world photojournalism, where also collaborated other great photographers as significant as Erich Salomon, Alfred Eisenstaedt, Felix H. Man, Martin Muncaksi, Otto Umberh ´Umbo´, Harald Lechenperg, Wolfgang Weber, Tim Gidal, Willy Rugge and others, who outstandingly fostered the appearance and spreading of a very agile photojournalism with the arrival into market of the new miniature cameras Ermanox (6 x 4.5 cm medium format), Leica and Contax (24 x 36 mm format), enabling to quickly shoot handheld without any trepidation, getting very good sharpness thanks to the excellent quality of their lenses, which remarkably optimized the qualitative level of reproduction of the illustrated publications of the time, even in big enlargements, in synergy with duotone printing and the high acutance of Agfa Rodinal developer.

Robert Capa has already been in China for five months, often working under exceedingly hard conditions, with exhausting many hours daily trips by train to different cities of the country, often enduring a stifling heat over 40º C, a lot of dust, difficulties to simultaneously carrying out his work as a photographer and as a movie camera assistant ( a task for which he has been hired by Joris Ivens, who is shooting the film The 400 Million), virtual impossibility to take exclusive pictures, since Chiang-Kai-shek wife compels all the photojournalists to travel together and highly controlled by spies at her service, and she tries by all means to avoid either the shooting of scenes depicting the extreme poverty prevailing in most China or any footage or photographies showing Mao Tse-Tung communist troops, and as if that were not enough, a photographic laboratory in Hankou had spoilt a month before, during the drying stage, with the black and white 35 mm film rolls already developed, one of his best reportages on the peasants and fishermen conveying Chinese troops through the Yellow River, on board of drafts made with goat fur and small rudimentary boats.

On the other hand, the presence of Walter Bosshard himself also as a Life photographer (Capa was a great admirer of him since his Dephot Berlin stage when in the summer of 1932, being a darkroom assistant of that photography agency directed by Simon Guttman, he decided to become a photographer after having wondered on seeing the contact sheets of 35 mm film rolls exposed by Harald Lechenperg in Punjab, India, during the wedding of the future Patna Maharaja, which would fill some pages of the great Die Dame illustrated magazine number of August 15, 1932), is a further problem, because Bob respects him very much (to such an extent that two months later, in mid September 1938, being still in Hankou, he will take the decision to return to Paris after knowing that Walter Bosshard would stay to cover the battle and the highly probable final capture of the city by Japanese troops).

But on July 19, 1938 (six days before marching to Canton with Joris Ivens and his movie camera assistant John Fernhout),

Original cardboard box of Kodachrome ASA 12 from 1938 featuring 18 exposures of 24 x 36 mm format.

Robert Capa exposed a roll of 35 mm Kodachrome film sporting a sensitiveness roughly equivalent to 12 ASA, photographing different areas of the city of Hankou in flames and razed during the Japanese air raids that took place such day, capturing with his Contax II camera (while Joris Ivens and John Fernhout shot with a 35 mm Eyemo movie camera) a lot of burning houses, abundant neighbourhoods of the city with their dwellings come to nothing - in that period, vast majority of Chinese houses were made of timber-, the wandering of the puzzled and frightened survivors, some firemen in action and families fleeing on board of little fishing boats.

Four of the eighteen Kodachromes exposed by Capa such July 19, 1938 - with a 35 mm roll made in Rochester and lent by him by Walter Bosshard - were published by Life in a full colour double page, two weeks later, in its October 17, 1938 number.

Kodachrome capturing the Japanese air raid on Hankou (China) on July 19, 1938. Photo: Robert Capa. Life Magazine

Kodachrome capturing the Japanese air raid on Hankou (China) on July 19, 1938. Photo: Robert Capa. Life Magazine

Kodachrome capturing the Japanese air raid on Hankou (China) on July 19, 1938. Photo: Robert Capa. Life Magazine

Kodachrome capturing the japanese air raid on Hankou (China) on July 19, 1938. Photo: Robert Capa. Life Magazine.

The excerpts of footage of the documentary film The 400 Million corresponding to July 19,1938 showing the devastating effects that the bombs dropped by Japanese aircraft are making in Hankou, clearly prove that both the two cinema makers and Capa himself exposing his Kodachrome 35 mm roll (aside from the many other black and white photographs he got that day), risked their lives to capture such images, being within very few meters from the action.

HISTORICAL SIGNIFICANCE
Evidently, most of Robert Capa´s photographic production throughout his professional career was made with 35 mm black and white films, but besides the exotic component of these four Kodachrome colour slides exposed by Capa in Hankou (China) on July 19, 1938, undoubtedly these four colour pictures are the first example of use of the mythical par excellence film (considered the best ever, both because of its image quality, lack of grain, amazing range of colours and vividness of them, and its chromatic accuracy, extraordinary definition, even better acutance, superb tonal range and a huge longevity) in the sphere of war reportage, barely a year and a half after its launching into market as a 35 mm film for photographic cameras (Kodachrome films had begun their lifetime in 1935 with the appearance of Kodachrome film in cinematographic 16 mm format, after its invention in mid 1934 by Leopold Godowsky Jr and Leopold Mannes, twelve years after the first secret tests with a prototype of Kodachrome 16 mm emulsion made in Rochester in 1922 by order of George Eastman).

George Eastman in a family photograph being still a child, approximately in 1860. A visionary entrepreneur founder of Eastman Kodak and true alma mater in the genesis of Kodachrome film, whose first tests with primary Two-Colour Kodachrome substractive colour emulsion (created through the sandwiching together of two 8 x 10 " glass plates, and then two pictures were simultaneously taken by a special camera through green and orange red filters that reversed one image with a mirror, and once the negatives had been developed, the positive images were dyed green and orange red and bound together with the emulsion sides face to face) with which he wanted to get the transition from hand-coloured positives to a colour photochemical process, started under his decision and supervision in late 1914 at the Paragon Movie Studios in Fort Lee (New Jersey), with good accuracy of flesh tones reproduction but very limited range of colours, along with a certain lack of suitable sharpness and an aethereal appearance of the images, though the perseverance of the great spreader of photography all over the world made him keep on with the experimets until in 1922 the first tests with a prototype of 16 fps Two-Color cinematographic 35 mm Kodachrome emulsion (which was the base on which after his death in 1932 it was possible to create -though with a rather different process- the Kodachrome 16 mm in 1934 - three years after the experimental 2 color Kodachrome motion picture film tried by Fox Film Co with 35 and 70 mm movie cameras in 1931-, the Kodachrome 35 mm in 1936 and the large format Kodachrome 4 x 5 " ASA 8 in 1938) were made at the facilities of Eastman Kodak Company in Rochester (State of New York) under his supervision and wherewithal of his own. 

The 35 mm Kodachrome slides exposed by Capa in China - in the same way as the ones shot by Walter Bosshard - belong to the first batch of this emulsion made by Kodak at its Rochester factory in which the problem of decoloration and unstability of colours affecting to original Kodachrome 35 mm films from 1936 and 1937 (and which according to deep analysis fulfilled by Kodak experts, would show apparent fading of the colorants after ten years, which would be confirmed after the Second World War) had been solved to a great extent, and besides, with this new Kodachrome slide from 1938, Rochester presented for the first time a new way of inversive process easier to do than the one of Kodachromes from 1936 and 1937.

That´s to say, from a diachronic viewpoint, the Kodachromes exposed by Capa in China are 35 mm rolls of the new version of this legendary 24 x 36 mm colour emulsion, with a real sensitiveness of ASA 10, and which was the forefather of the Kodachrome process K-11, commercialized between 1955 and 1962.

Evidently, such a low sensitiveness made Capa shoot with a lot of daylight, but the mirrorless Contax II rangefinder camera with a Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2, highly luminous for the time, and the abundant sun that there was in Hankou (China) on July 19, 1938, allowed him to shoot handheld without trepidation.

The origin of these Kodachrome 10 ASA rolls taken by Walter Bosshard to China, and one of which was exposed by Robert Capa in Hankou, had its birth in the desire of Wilson Hicks (Executive Director of Life magazine, who had assigned both Walter Bosshard and Capa to cover the Second Sino-Japaneses War) and Edward K. Thompson (his right arm and great Picture Editor of Life), who wished to test the new and already famous Kodachrome film in the photographic domain.

Walter Bosshard had already published thirty-two autochrome ´natural colour´ pictures made in the steppes and oases of Chinese Turkestan in the National Geographic Number 3, Volume 59 of March 1931.

But in 1938, the Kodachrome slides, already stocked in a highly improved version featuring the manifold virtues which would make them worldwide famous and the unchallenged qualitative benchmark for 75 years, made up a huge technological breakthrough and a great novelty in the photographic scope.

It´s very important to bear in mind that in 1938, when Capa exposed his first war Kodachrome slides in China, there was a year left for the beginning of the taking of around 600 images with 35 mm Kodachromes for the Farm Security Administration Project and the OWI of United States, between 1939 and 1945, taken by different photographers and focusing on rural areas, farms and factories, with top-notch results.

In 1938, Life wanted to perform tests in order to know the quality and ability of enlargement in photomechanic magazine facilities of the 35 mm format Kodachrome film exposed with RF Leica and Contax cameras within the photojournalist realm, a context which, due to the high costs of colour images reproduction and the utter predominance of black and white,


which was the massive choice in the illustrated magazines of that time (reserving colour only for the pages of commercial advertisements of important firms, though there were relevant exceptions, like the famous picture of a young woman in a fruit shop of New York, made by Ruth Orkin with a Leica rangefinder camera and 35 mm Kodachrome film, which was chosen by John G. Morris as a cover for the Ladies Home Journal magazine of March 1950), was fairly stingy at those moments.

Hicks and Thompson - who had already made a test with a full colour page in the Life number of January 1, 1938, after sending to photomechanics a Kodachrome slide exposed on a tripod at dawn of a day of early December 1937 in an oil field for its reportage Oil: A Business in the Billion- also wanted to check the huge ability of survival of Kodachrome slides to flawlessly endure long periods of time between the exposure and the development of the film, so China was an excellent test bed.

Therefore, in mid 1938, Wilson Hicks sent from New York some boxes of Kodachrome ASA 10 film, made in Rochester, to the Swiss photojournalist in China, and one of them was used by Capa in Hankou, albeit eight days later, already in Canton, Bob sent a letter to Leon Daniel, Director of Pix Agency in New York, asking him for ten boxes more of 35 mm Kodachrome slides and instructions of use, also commenting that a very good idea for Life using colour film had dawned upon him, probably some kind of special supplement on the Sino-Japanese War, because Robert Capa, apart from being one of the greatest war photographers of all time, alma mater of Magnum Agency and one of the first historical exponents of the black and white dynamic photojournalism with miniature cameras and handheld shooting, was likewise in many sides a visionary man, pioneer of colour war photography (he also exposed some 35 mm Kodachrome slides during Second World War, which would be published by Colliers, Saturday Evening Post and The Illustrated, although unlike the ones made in Hankou, China, in 1938, and because of the 12 ASA very low sensitivity, don´t show action, but rather static scenes of airdromes, men-of-war, etc, since B & went on going the choice massively used by Capa until his death in 1954) and who always strove after getting the best possible payments for both him and specially his photographers mates regarding the reportages appearing in the illustrated magazines of the time.

The clues clearly suggest that Robert Capa realized in China in 1938, in an embryonic way, that in future colour would mark a new era in photography history and would provide the photographers with a different choice to tackle subjects from new vewpoints an a new way to represent previously previously unknown subjects and situations in this sphere, something in which a lot of years later would get top marks Ernst Haas (with his unequalled eye and his very in-depth research during fifties and sixties on Kodachrome films in symbiosis with intense light and colour) and from seventies the great creators of the new language of colour like William Eggleston, Stephen Shore, Joel Meyerowitz and others, without forgetting the ´New Photojournalism´, a different route of photography featuring highly saturated colours and use of chiaroscuro, embodied by figures like Constantin Manos and Alex Webb, together with the plush chromatism of Carl de Keyzer, enhancing the intricate compositions and peculiar moments.

On the other hand, from a historical viewpoint, the four 35 mm war Kodachromes exposed by Capa in Hankou (China) on July 19, 1938, integrate into the dawn of a new colour stage, epitomized by the extraordinary Kodachrome 24 x 36 mm slide, and of which also took part the 35 mm Kodachromes exposed between 1939 and 1945 for the United States Farm Security Administration and OWI by great photographers like John Vachon, Marjory Collins, Arthur Rothstein, John Collier, Jack Delano, Russell Lee, Alfred T. Palmer, Marion Post Wolcott, Howard R. Hollem and others, without forgetting some commercial photographers like Samuel Gotscho and advanced connoiseeurs like Charles Cushman, who also used Kodachrome during its first production years.


Copyright Text and Indicated Pictures: José Manuel Serrano Esparza


Homage of the photojournalists from Córdoba to Robert Capa and Gerda Taro in Espejo in the 75º Anniversary of the Death of A Loyalist Militiaman picture

Other articles on Robert Capa and Gerda Taro:
Capa and the Refugees of Cerro Muriano: Location of the 9 Pictures Made on September 5, 1936. Gerda Taro´s performance gains strength

Cerro Muriano 75th Anniversary ( I ) : Capa and Taro arrived two or three days before September 5, 1936

Cerro Muriano 75th Anniversary ( I I ) : The Keys of the Escape of the Village Civil Population During the Afternoon Deciphered

Gerda Taro: Centenary of Her Birth and Identification on a September 5, 1936 Picture Made in Cerro Muriano Area

Gerda Taro in Brunete Battle and Last Pictures taken by the Photojournalist Before Being Run Over by a Tank on July 25, 1937

Two More Pictures Made By Gerda Taro in Cerro Muriano And Unknown Till Now Discovered and Located: Moments of PreDeath

Cerro Muriano: Discovered and Located A New Photograph Made by Robert Capa on September 5, 1936. Moments of PreDeath ( I I )

Teruel: Robert Capa Photographed a Dead Republican Soldier in a Tree on 21-24 December 1937

FELIX RODRIGUEZ DE LA FUENTE SAFARI AFRICA ORIENTAL 1972 EN SUPER 8 MM: RESTAURADO Y DIGITALIZADO EN HD

Texto y Fotos: José Manuel Serrano Esparza. LHSA
ENGLISH
En 1972, dos años antes del rodaje de los primeros capítulos de la mítica serie El Hombre y la Tierra dedicados a la Fauna Venezolana (Los Yanomamos Un Pueblo de la Selva, En Busca de los Indios del Orinoco, Mi Amiga La Nutria, El Edén Perdido, La Montaña Sagrada, El Mundo del Jaguar, Operación Anaconda, y otros), Félix Rodríguez de la Fuente viajó al Africa Oriental (Kenya, Tanzania y Uganda), rodando uno de los más emotivos, entrañables y simbólicos documentales de su vida: SAFARI.


UN TESORO A PUNTO DE PERDERSE
Han pasado 40 años desde que el Maestro Félix (máximo referente mundial cualitativo en la historia de los documentales sobre Fauna junto con el británico David Attenborough) realizó esta maravillosa producción, financiada por Armendáriz Producciones Cinematográficas y rodada con película Kodak Eastmancolor Type 5247 de 35 mm y cámara Arriflex IIC con objetivo zoom Angenieux 25-250 mm f/3.2. 

Safari, filmada en Kenya (Reserva de Amboseli, Reserva de Mara Masai en la región del Serengueti y Región de Tsavo), Tanzania (Zona de Conservación de Ngorongoro y cráter del mismo, Parque Nacional del Kilimanjaro, Lago Manyara al este del Rift) y Uganda (Parque Murchison en las orillas del Nilo Victoria, Gran Valle del Rift, Lago Victoria, Lago Alberto - en la frontera con el antiguo Congo Belga o Zaire-) y repleta de maravillosas imágenes en que aparece una amplia gama de especies muy representativas de la fauna africana, todo ello comentado con la inefable voz, pasión, conocimiento y convicción en todo lo que decía del legendario y añorado Félix Rodríguez de la Fuente.

Pero debido a que a mediados de los años setenta no existían todavía los reproductores de video doméstico en formato Beta y VHS, Safari fue comercializado mediante copias en bobinas Kodak Ektachrome 160 Type A de Super 8 mm (realizadas a partir del master original Kodak Eastmancolor Type 5247 de 35 mm expuesto en Africa Oriental con cámara Arriflex IIC y película Eastmancolor Type 5247 a ISO 64 con filtros luz día Kodak Wratten Gelatine 85, 85N3 y 85N6 instalados sobre el zoom Angenieux 25-250 mm f/3.2, dependiendo de las aperturas de diafragma utilizadas),


que fueron las que se pusieron a la venta al público hace cuatro décadas para su visionado doméstico, y que tienen el inconveniente de que a diferencia de la imbatible Kodachrome 40 de Super 8 mm, el paso de los años la degrada notablemente en diferentes vertientes, lo cual no ha sido excepción en las muy pocas bobinas de Super 8 mm de Safari que existen todavía, la inmensa mayoría de las cuales se hallan en muy mal estado de conservación y aquejadas de los siguientes defectos:

- Abundante presencia de arañazos.

-  Zonas melladas.

- Decoloración.

- Cantidades masivas de polvo adherido en muchos de los fotogramas.

- Pérdida de contraste.

- Disminución de la nitidez.

- Constante dificultad para manejar el metraje de la bobina ( las más veces quebradizo, con el riesgo permanente de rotura de tramos de película, debido al efecto vinagre con subsiguiente descomposición del triacetato de celulosa de que está hecha la emulsión).

- Pérdida de precisión cromática.

- Bleaching y fading de película fruto de recalentamiento de la emulsión al ser proyectada muchas veces durante años con proyectores de Super 8 mm con lámparas halógenas de potencias entre 50 y 250 W.

- Alabeamiento en muchos tramos de película, lo cual dificulta el escaneo de los fotogramas.

- Orificios en diferentes frames provocados por temperaturas muy altas alcanzadas en zonas concretas de la emulsión al atascarse ésta a veces en la compuerta de transporte de película del proyector.

- Falta de uniformidad lumínica en un elevado procentaje de fotogramas, con viñeteado muy visible.

- Tramos de película adheridos por el paso del tiempo, con riesgo de rotura al intentar separarlos.


EN BUSCA DE LA PRESERVACIÓN DE UNA JOYA DOCUMENTAL FAUNÍSTICA AFRICANA CON LA IMPRONTA DE FÉLIX
Tras varios años de búsqueda, elrectanguloenlamano.blogspot.com pudo encontrar un total de tres películas Safari Kenya, Tanzania, Uganda 1972 de Félix Rodríguez de la Fuente, dos de ellas en muy mal estado de conservación y presencia masiva de tonalidad rojiza, y una tercera en estado aceptable (incluso su caja está como nueva), con cierta merma cromática producto del paso de los años, pero que mantenía todavía - si bien con el contraste bastante reducido y la inevitable presencia de tonalidad rojiza - la gama de colores del master original Kodak Eastmancolor de 35 mm de Safari, expuesto a ISO 80/21º luz día y filtro Kodak Wratten Gelatin 85A por Arturo Olmo, operador de cámara y director de fotografía de Safari.




Ni que decir tiene que esta copia de Safari que elegimos para intentar digitalizar, restaurar y en definitiva salvar, adolecía también en mayor o menor medida de todos los defectos inherentes a este tipo de película de Super 8 mm que se desarrollan con el paso del tiempo tras su exposición y revelado, y que ha hecho hasta ahora que los escasos y muy breves fragmentos existentes de este excelente documental en color hayan sido en blanco y negro, ya que la policromía original se había perdido casi en su totalidad.

Proyectar la película con un proyector sonoro de Super 8 mm (Safari incluye sonido magnético de muy alta calidad con la voz de Félix y los diferentes ruidos de ambiente así como los generados por distintos animales del Africa Oriental) para tratar de evaluar con mayor profundidad el estado de conservación de la película y las posibilidades de salvación digital de la misma, nos pareció muy arriesgado (había algunos tramos quebradizos de emulsión a punto de romperse), por lo que llevamos la copia a una empresa con gran experiencia en la digitalización profesional de formatos pequeños, que nos confirmó que aunque por los pelos, la película podía ser salvada mediante digitalización HD de máxima calidad, fotograma a fotograma, tratando de restaurar en la medida de lo posible los colores y contraste originales, así como de suprimir al 100% el flicker (parpadeo típico típico de las digitalizaciones de baja calidad realizadas mediante grabación con cámara de video digital de películas de Super 8 mm proyectadas en pantalla).

Des este modo se realizó de modo artesanal, fotograma a fotograma, y con máxima planeidad de película, la digitalización integral HD de Safari, basada en una restauración total (previa limpieza y eliminación del polvo que afectaba a buena parte del metraje) a 24 fps, con notable recuperación de los colores originales, gran mejora de definición y contraste, optimización de la saturación del color, mayor precisión cromática RGB en zonas high key y low key, etc, todo ello mediante el uso de equipo muy profesional de escaneo HD a velocidad muy lenta, obteniendo la máxima información posible, mediante sensor de tres CCD próximo a las 900 líneas de TV de resolución, con excelente precisión de enfoque y uniformidad de iluminación de imagen, tanto en el centro como en los bordes y esquinas de todos y cada uno de los fotogramas, gracias en gran medida a las ópticas high end de altísima definición y a la digitalización directa sobre la misma emulsión.

Así se llegó a la digitalización, tras muchas horas de esfuerzo por parte de un gran profesional con amplia experiencia, volcándose toda la película Safari restaurada y digitalizada en formato HD desde un muy potente ordenador a un disco DVD de alta calidad, cuya visualización por vez primera en un televisor Sony Bravia de HD de 32 pulgadas, con presencia de varios entusiastas de Félix Rodríguez de la Fuente con muchas décadas de fidelidad, constituyó un verdadero deleite, viviéndose momentos de gran emoción y recuerdo hacia la figura del gran Félix Rodríguez de la Fuente, cuya obra, 32 años después de su muerte, sigue muy viva.



Félix Rodríguez de la Fuente avanza en un Toyota Land Cruiser FJ55 a través de la sabana de la Reserva de Ngorongoro (Tanzania) con su guía y amigo Wacamba Kaloloy, rodeados por  miles de animales de las más variadas especies. 

Este extraordinario vehículo todoterreno era en 1972 el más versátil existente, y entre sus especificaciones destacaban: 125 C.V de fuerza a 3600 rpm, transmisión de tres velocidades, tracción a las cuatro ruedas, un muy fiable motor delantero 3.9 litros de 6 cilindros en línea, muy robustos muelles de hoja semielíptica, frenos de tambor hidráulicos en las cuatro ruedas, y un tren de transmisión virtualmente indestructible.

Primer plano de Félix Rodríguez de la Fuente y el guía Wacamba Kaloloy observando la inmensa fauna africana de la Reserva del Ngorongoro (Tanzania) desde el Toyota Land Cruiser FJ55.

Dos cebras bebiendo agua en una charca del Cráter del Ngorongoro (Tanzania).

Rebaño de ñus en la sabana de la Reserva Natural del Cráter del Ngorongoro (Tanzania).

Eland, el más grande de los antílopes africanos, avanzando majestuoso a través de la sabana del Cráter del Ngorongoro.

Rinoceronte hembra y su cría en el Cráter del Ngorongoro, con varios ñus visibles al fondo.

Arturo Olmo filma a la rinoceronte hembra y su cría desde una distancia muy corta. El paquidermo adopta una posición defensiva previa al ataque, que indica al operador de cámara, a Félix Rodríguez de la Fuente y a Wacamba Kaloloy que no deben acercarse más, si bien la presencia de El Maestro inhibe cualquier posible ataque.

Flamencos en el Lago de Nakuru (Kenya), ubicado en el Gran Valle del Rift, y donde a veces se dan cita hasta dos millones de estas aves. Del total de flamencos existentes en el mundo, la mitad se hallan bien en las zonas del Rift de Kenya o en las de Tanzania.

Jirafas avanzando a través de la sabana del Serengueti (Tanzania), siempre inquietas y pendientes de la presencia del león, que es su gran depredador.

Inicio de la parada nupcial del león en la Reserva del Serengueti (Tanzania). Félix Rodríguez de la Fuente fue uno de los primeros naturalistas a nivel mundial en filmar la vida íntima de estos felinos y el pionero en el uso del formato cinematográfico de 35 mm para tal menester.

Fase final de la parada nupcial del león en la Reserva del Serengueti (Tanzania).

Durante la filmación del documental Safari, la perseverancia y tesón sin límites de Félix Rodríguez de la Fuente le permitieron adentrarse en la vida familiar de los leones durante las primeras semanas tras el alumbramiento de los cachorros, lo cual fue otra más de las primicias mundiales ofrecidas por esta maravillosa producción.

Leona descansando sobre un árbol en el bosque del Lago Manyara (Kenya). Félix Rodríguez de la Fuente documentó también por vez primera el hecho singular protagonizado por los leones ubicados en las proximidades de este gran lago, que son los únicos de su especie que suben frecuentemente a los árboles y pasan el día sobre ellos, tanto para protegerse de los mosquitos como para evitar el ataque en grupo de los potentísimos búfalos cafres de hasta una tonelada de peso, sus mayores enemigos, a los que cazan durante la noche, pero que son los dominadores de su hábitat durante las horas de luz día. 

Primer plano de leona durmiendo sobre un árbol del bosque del Lago Manyara (Kenya). Félix Rodríguez de la Fuente, el operador de cámara y director de fotografía Arturo Olmo y el guía Wacamba Kaloloy se acercaron muchísimo, a pie, hasta una distancia de tres metros, para rodar estas imágenes inéditas.

La leona subida al árbol oye aproximarse a los tres hombres y se pone algo en guardia, mirándoles fijamente y enseñando sus dientes, pero una vez más, la presencia de Félix, que sabe perfectamente que el felino se halla comido y en estado de semiletargo, inhibe cualquier ataque.

Tras detectar la presencia de El Maestro y constatar que ninguno de los tres hombres tiene intención de hacerla daño, la leona subida al árbol del bosque del Lago Manyara retoma su descanso.

Quizá el momento de mayor peligro durante todo el rodaje de Safari en el Africa Oriental en 1972. El Toyota Land Cruiser FJ55 en el que viajan Félix Rodríguez de la Fuente, Arturo Olmo y Wacamba Kaloloy se aproxima a una manada de búfalos cafres (algunos de ellos de hasta 1.000 kg de peso y capaces de matar a un león adulto con sólo un testarazo). La distancia del vehículo a los bóvidos -salvajes a más no poder y con mal carácter- es muy corta. Mientras Arturo Olmo filma la escena, un enorme macho dominante mira fijamente a los tres hombres y emite un sonido de alerta.

Los integrantes del grupo de búfalos cafres (Syncerus caffer) oyen el sonido y toda la manada se pone en guardia, con dos enormes macho dominantes que se sitúan en posición central defensiva previa a ataque preventivo. El contexto es de máximo riesgo, ya que pese a su enorme tamaño y peso, son capaces de alcanzar hasta los 60 km/h en carrera, por lo que podrían volcar el jeep Toyota con facilidad y matar a sus ocupantes.

El macho dominante más fuerte mira fijamente a los tres hombres, en especial a Félix Rodríguez de la Fuente, identificado por el enorme búfalo cafre como jefe del grupo humano. La sangre fría y profundísimo conocimiento de El Maestro, que se muestra tranquilo en todo momento, resulta una vez más decisiva, y cuando la manada de búfalos se percata de que ninguno de los tres hombres supone una amenaza para ellos, vuelve la calma.

Simba, un enorme y muy famoso león africano, profundamente admirado por Félix Rodríguez de la Fuente. La aparición de este gigantesco felino en pantalla constituye uno de los momentos más espectaculares e inolvidables de Safari.

Un guepardo de la Reserva Masai del Amboseli (Kenya), cerca del Kilimanjaro, acaba de localizar en la distancia a una gacela de Thomson, capaz de correr a 80 km por hora, y a la que intentará dar caza.

El guepardo, capaz de alcanzar una velocidad de 114 km/h, es el animal más veloz de la Tierra, y tras una rapidísima carrera, ha conseguido cazar a la gacela de Thomson.

Cataratas de Murchison, a través de las cuales el río Nilo Victoria se precipita hacia el Lago Alberto, todo ello en territorio de Uganda.

Otra imagen de las Cataratas de Murchison (Uganda), uno de los más bellos parajes de toda Africa.

Imagen mostrando detalle del enorme volumen y fuerza del agua de las Cataratas de Murchison (Uganda), cuyo sonido atronador resuena por toda su zona adyacente.

Vista panorámica de las Cataratas de Murchison (Uganda) al fondo, filmadas desde el río Nilo Victoria por el operador de cámara y director de fotografía Arturo Olmo, que viaja con Félix a bordo de una barca fluvial.

Gigantesco hipopótamo de cuatro mil kilos de peso saliendo de las aguas del río Nilo Victoria (Uganda), que posee una de las mayores colonias existentes en el mundo de estos paquidermos.

Preciosas aves zancudas de pico naranja junto al cauce del río Nilo Victoria (Uganda), un auténtico paraíso para cualquier amante de la ornitología.

Garza Goliath (Ardea goliath), la más grande de las ardeidas ciconiformes y una de las aves más representativas y exóticas de la zona del río Nilo Victoria.

El río Nilo Victoria, en su tramo comprendido entre las Cataratas de Murchison y el Lago Alberto, constituye la última colonia intacta de cocodrilos gigantes africanos, que suelen alcanzar los cuatro metros de longitud y mil kilos de peso. Aquí vemos un enorme ejemplar filmado desde la barca fluvial en la que Félix Rodríguez de la Fuente y Arturo Olmo emprendieron un peligroso viaje (debido sobre todo a la presencia constante de hipopótamos) que tuvo como resultado el rodaje de imágenes con gran parte de la fauna de este tramo del Nilo próximo a sus fuentes, que se hallaba en buena medida sin documentar cinematográficamente hasta la llegada de Félix en 1972.

Dos enormes cocodrilos gigantes descansando y termoregulándose junto a las aguas del río Nilo Victoria (Uganda). La descripción vívida, como siempre sin guión alguno, improvisando en todo momento, con un profundísimo conocimiento de cada especie, desbordante pasión, y un excepcional nivel de castellano realizada por el Doctor Félix Rodríguez de la Fuente respecto a cada animal que aparece en Safari, figuran entre lo más destacado de su carrera profesional y fueron el preludio de la extraordinaria serie El Hombre y La Tierra, con la que a partir de 1974 asombró al mundo y se convirtió en el máximo referente internacional cualitativo en la producción de documentales sobre Fauna junto al británico David Attenborough, siendo además gran amigo personal de Jacques Custeau y Conrad Lorenz.

Grupo de papiones caminando junto a las aguas del río Nilo Victoria, filmados por el cameraman y director de fotografía Arturo Olmo desde una barca fluvial a bordo de la cual va también el Dr. Félix Rodríguez de la Fuente, y con la que se dirigen hacia el Lago Alberto, una vez pasadas las Cataratas de Murchison.

Bellísimo ejemplar de jaribú (Ephippiorhynchus senegalensisuna de las aves más exóticas de Africa, y cuya policromía de pico es un espectáculo visual de primer orden, junto a las aguas del río Nilo Victoria (Uganda).

Elefantes africanos en una zona con árboles cerca del Lago Alberto (Uganda), filmados desde muy corta distancia por Arturo Olmo, junto al cual se halla Félix Rodríguiez de la Fuente, cuya presencia inhibe el ataque del enorme paquidermo visible a la izquierda de la imagen, que mira fijamente a ambos hombres, tratando de percibir cualquier posible peligro para la manada.

Elefantes africanos avanzando a través del territorio próximo al Lago Alberto (Uganda). Pueden llegar a alcanzar los 6.000 kilos de peso e ingieren unos 300 kilos de comida al día.

Primer plano de elefante africano alimentándose en la zona adyacente al Lago Alberto (Uganda).

Copyright Texto y Fotos: José Manuel Serrano Esparza

FÉLIX RODRÍGUEZ DE LA FUENTE NOMBRADO DOCTOR HONORIS CAUSA IN MEMORIAM POR LA UNIVERSIDAD DE BURGOS